SEDESU BUSCA PROTEGER MÁS DE 467 MIL HECTÁREAS

29 Julio, 2019
4:45 pm

La Secretaría de Desarrollo Sustentable (SEDESU) redoblará esfuerzos para lograr que el 40 por ciento del territorio de Querétaro sea decretado como Área Natural Protegida; es decir, al menos 467 mil 200 hectáreas del millón 168 mil 768 que comprende la extensión total de la entidad.

Hoy el 37.21 por ciento, es decir, 434 mil 928 hectáreas, pertenece al territorio de 15 Áreas Naturales Protegidas (ANP) que se distribuyen en 13 de los 18 municipios del estado.

De esa cifra de ANP, cuatro de son de competencia federal:Sierra Gorda, Cerro de las Campanas, El Cimatario y Zona Protectora Forestal; seis de carácter estatal: “El Pinalito”, El Tángano, Bordo Benito Juárez, Tángano II, Peña de Bernal y El Batán, y cinco son municipales: zona occidental de microcuencas, Jurica Poniente, Cañada Juriquilla, Sierra del Raspiño y Cerro Grande.

La Sierra Gorda queretana, que se extiende por los municipios de Arroyo Seco, Jalpan, Landa de Matamoros, Pinal de Amoles y Peñamiller, pertenece a la categoría de Reserva de la Biósfera desde 1997; el Cerro de las Campanas y El Cimatario son considerados como Parques Nacionales desde 1937 y 1982, respectivamente, y la Zona Protectora Forestal, ubicada en San Juan del Río y Amealco, es un área de protección de recursos naturales desde 1941.

La Reserva Estatal “El Pinalito” se ubica en el Municipio de El Marqués y fue declarada en 2003; El Tángano es considerado desde 2003 como una zona sujeta a conservación ecológica y se encuentra en los municipios de Querétaro, El Marqués y Huimilpan; la Peña de Bernal se decretó como paisaje protegido en 2009 y El Batán, ubicado en Corregidora, es una zona de reserva ecológica desde 2013.

Las siguientes ANP se encuentran en el municipio de Querétaro y a diferencia de la Zona Occidental de Microcuencas que está sujeta a conservación ecológica desde 2006, Jurica Poniente, Cañada Juriquilla, Sierra del Raspiño y Cerro Grande, son zonas de preservación ecológica de centro de población con subcategoría de parque urbano, desde 2006, 2009, y 2014, correspondientemente.

Cada Área Natural Protegida cuenta con un Programa de Manejo, que es una herramienta e instrumento rector de planeación y regulación que establece las actividades, acciones y lineamientos básicos para su operación y administración.

Además de preservar la flora y la fauna que componen la biodiversidad del estado, las ANP ayudan a mantener el equilibrio ecológico y representan lugares de esparcimiento y recreación.

Actualmente se trabaja en la elaboración de los Programas de Manejo para el Parque Nacional El Cimatario (PANEC) y la Sierra Gorda, con el objetivo de aumentar la superficie bajo un esquema de protección.

No hay comentarios

Dejar respuesta