SE DESPERDICIA EL 35% DE AGUA EN TUBERÍAS

24 Marzo, 2019
10:13 am

En las redes de distribución de agua hacia el Valle de México, se desperdician cerca de 35 por ciento por fugas en las tuberías. De los 63 metros cúbicos por segundo que llegan, se desperdician 21.5 metros cúbicos.

“El nivel de fugas es alarmante”, dijo Manuel Perló Cohen, del Instituto de Investigaciones Sociales (IIS), en conferencia al propósito de los cortes en el suministro, programado para el 31 de octubre.

Perló Cohen consideró que los cortes en la capital del país y en 13 municipios mexiquenses, del 31 de octubre al 3 de noviembre, serán cada vez más frecuentes y prolongados. Así lo demuestra la tendencia histórica de la última década y las graves afectaciones del Cutzamala, uno de los 10 sistemas más grandes, complejos y costosos del mundo.

“Esto debe servir de reflexión, análisis y toma de conciencia sobre lo que significa traer el líquido de cuencas distantes como Cutzamala y Lerma”, dijo.

Alto consumo energético

El sistema Cutzamala, señaló el investigador, tiene un consumo de energía de dos mil 200 millones de kilovatios hora (kWh) al año, equivalentes al tamaño de una ciudad como Puebla.

El caudal promedio que suministró al Valle de México en el periodo 2006-2012 fue de 14.5 metros cúbicos por segundo: la aportación para uso público en el Estado de México fue de 5.5 metros cúbicos por segundo y para Ciudad de México (CdMx) de 9.03 metros cúbicos por segundo. Cada metro cúbico equivale a mil litros de agua.

“Las autoridades capitalinas, mexiquenses y nacionales tienen que emprender desde ahora un plan de manejo del Cutzamala para aprovechar sus recursos y administrarlos de manera justa, eficiente y sustentable. Dicho modelo debe incluir una mejor gestión del propio sistema, que padece de fugas y extracción ilegal de agua.”

“Es fundamental no desperdiciarla y estar conscientes de los altos costos económicos y sociales que tiene”, concluyó.

El Cutzamala necesita con urgencia de servicios de mantenimiento en su almacenamiento y conducciones, plantas de bombeo, instalaciones eléctricas y planta potabilizadora.

De no tomar las medidas adecuadas en un futuro próximo podremos estar más cerca de vivir el “día cero” que padeció Ciudad del Cabo (Sudáfrica) este año: faltará agua de manera permanente y prolongada.

El incremento de la demanda de este recurso en el Valle de México no puede resolverse con el caudal proveniente del Cutzamala; al contrario, paulatinamente tendrá que ir disminuyendo. Además, no debe aumentarse la sobreexplotación de las fuentes subterráneas. Por eso, la clave de nuestro futuro radica en lo que hagamos en la ciudad y su Zona Metropolitana.

GACETA UNAM

No hay comentarios

Dejar respuesta