COMO CASTIGO, VIOLADORES ERAN COMIDOS EN TAMALES EN LA ÉPOCA PREHISPÁNICA

18 Septiembre, 2020
10:44 pm

La gastronomía mexicana no solo es rica en sabores, olor, textura y colores, pues muchos de sus platos cuentan con un historia extraordinaria detrás; tal es el caso del Zacahuil, platillo emblemático de la región de la huasteca, que en el pasado se usó como castigo para acosadores y violadores.

Diversos textos históricos relatan cómo los conquistadores se sorprendieron al ver el nivel de organización y civilización que existía en el nuevo continente, donde se distribuían cargos, responsabilidades y existía una estructura social con un sistema de justicia para mantener un orden.

Fue así que  surgieron una serie de castigo y decretos para castigar los malos comportamientos, uno de esos castigos, era específico para violadores y acosadores, quienes cocinados y preparados en un tamal gigante que más tarde era consumido por los habitantes de su comunidad.

Dicho castigo recibía  el nombre de Zacahuil y con el paso del tiempo se convirtió en un elemento indispensable para bautizos y velorios.

¿Qué es el Zacahuil?

Este término se transformó con el tiempo para referirse únicamente al platillo de la huasteca, dejando de lado el castigo y la carne humana, ahora solo consiste en la preparación de un tamal gigante

En la antigüedad el violador era asesinado, desollado y su carne se mezclaba con otros ingredientes para la elaboración de este alimento ceremonial, el cual era degustado por las víctimas de su delito y ofensa.

De acuerdo al cronista Luis Enrique Pérez, una vez que se calculaba que la carne estuviera en su punto, el tamal se sacaba de la tierra y se repartía en porciones entre las mujeres ultrajadas, quienes gritaban tlanque cualantli o se acabó el problema.

En la actualidad el Zacahuil solamente es un platillo que debido a que su popularidad se extendió a Hidalgo, Tamaulipas y Veracruz, las formas de preparación también cambiaron.

EL HERALDO

No hay comentarios

Dejar respuesta