ALISTA UAQ DIAGNÓSTICO DE TRATA DE PERSONAS EN QUERÉTARO

12 Abril, 2016
3:51 pm

Estudiantes, docentes y egresados de la Universidad Autónoma de Querétaro que integran el Programa Universitario de Derechos Humanos  llevan a cabo un estudio que abarca la situación actual de la trata de personas en el estado y la revisión del marco jurídico en el tema de atención a las víctimas y persecución del delito.

Romero Vázquez, coordinador de UniDHos, señaló que la investigación tiene dos vertientes: una cuantitativa que implica la recopilación de datos y el análisis de estadísticas y otra cualitativa que implementa métodos etnográficos. Durante 2015 se aplicaron encuestas y se efectuaron grupos focales principalmente a jóvenes de instituciones de educación media superior, en los municipios de Querétaro, San Juan del Río, Pedro Escobedo y Amealco.

Aseguró que la trata de personas es un problema grave y que actualmente se le conoce como la esclavitud del siglo XXI. Consiste en el sometimiento de un ser humano a formas de explotación, sin el consentimiento de éste, para el beneficio de una o varias personas. Algunas de las más recurrentes son: la mendicidad, las relaciones sexuales, el trabajo y el matrimonio, todos ellos de manera forzada.

Sin embargo, detalló que también hay formas de trata en las que la persona no está consciente o no se da cuenta de que vive esta situación, ya que lo hace por voluntad propia. Por ejemplo, hay casos de explotación sexual por parte de la pareja en las que la víctima acepta este trato por razones personales o afectivas, lo que repercute en la devaluación de su condición humana y la laceración de su identidad y de su autovaloración.

“La trata de personas en Querétaro es un panorama grave y complicado, porque atenta contra la dignidad de los individuos; las principales víctimas son mujeres, niños y gente de la tercera edad; es muy difícil detectarlas porque se trata de una población oculta”.

Romero Vázquez explicó que el diagnóstico se hizo durante 2015, junto con el Instituto Queretano de las Mujeres, con el fin de detectar y evaluar la gravedad del problema en la entidad; todo ello para desarrollar estrategias encaminadas a la prevención y atención de víctimas, así como para perseguir este delito. Durante este año se trabajará en los resultados finales del proyecto.

La investigación realizada por UniDHos pretende acercarse indirectamente a esta situación que violenta los derechos humanos, ya que no se puede medir de manera directa ni se tienen datos exactos para cuantificarlo. Por ello, se implementan estrategias que permiten detectar -por inferencia- a estas poblaciones ocultas, posibles casos de explotación o si el sujeto ha estado en situaciones de vulnerabilidad.

El académico precisó que es necesario dejar de negar la realidad y hacer a un lado los prejuicios machistas que promueven la culpabilidad de la víctima. “Al interior de la Universidad debemos desarrollar maneras de cuidarnos; hacia afuera es importante que la gente se entere de que está en riesgo de ser víctima de trata, nadie está exento”.

No hay comentarios

Dejar respuesta